Menu
RSS

Un engaño, una patraña

Un engaño, una patraña
Un engaño, una patraña - 5.0 out of 5 based on 20 votes

Por: Thania Vega de Plazas

Eso es la Justicia Especial para la Paz (J.E.P), donde prometieron libertad a militares y policías, muchos, injustamente detenidos en las cárceles colombianas, por haber cumplido con su sagrado deber constitucional de defender la patria del terrorismo de las FARC, el ELN y cuanta banda criminal participa del negocio del narcotráfico, combustible de todas las guerras.

Siempre lo advertimos desde el Centro Democrático, la Justicia Especial para la Paz, diseñada por las FARC, solo podía tener un resultado que era la persecución legal en contra de los hombres que no pudieron derrotar en armas, ahora vencidos política y jurídicamente; con tesis traídas de los cabellos, para obligarlos ante todo, a aceptar crímenes que no cometieron a cambio de su preciada libertad, divino tesoro que sé muy bien cuánto significa, sobre todo cuando se le priva de la libertad a una persona inocente.

Como senadora recibo a diario decenas de mensajes de hombres que están siendo víctimas de una justicia arreglada, y ahora de un sistema que no ofrece la más mínima garantía para que con la libertad puedan recuperar también su honor.

La J.E.P solo puede traer más persecución y resentimiento, pues los guerrilleros de las FARC no serán objeto de su propio sistema, por lo menos hasta ahora no ha comparecido el primer criminal de la guerrilla a ese aparato de presunta “justicia”.

Con profundo dolor leía un mensaje del Teniente Herrera, quien lleva 9 años privado de la libertad por dar de baja a un terrorista del frente 32; donde expresaba con desespero que firmó el acta de sometimiento a la JEP, desde hace varios meses, sin que se le conceda la libertad como se lo prometieron.

Dice el Teniente Herrera, quien representa el sentir de decenas de hombres de la Fuerza Pública privados de la libertad; “(…) ¡ustedes siempre tuvieron la razón nos engañaron!, y más adelante vamos a sufrir más, porque se va a devolver todo”.

Este es un grito de angustia, porque éste teniente como los demás hombres de Fuerza Pública, fueron víctimas de un burdo engaño, de una patraña, para darle legitimidad a la J.E.P que empieza a operar con el único objetivo de involucrar en procesos judiciales a la mayor cantidad de militares, policías, empresarios, docentes, periodistas y todo aquel considerado enemigo de la supuesta “paz”.

La libertad para los hombres de las Fuerzas Armadas es un sofisma, no una realidad como la quieren vender desde el mismo gobierno, pues mientras los terroristas de las FARC están en las calles de Colombia a punto de ser amnistiados e indultados, los hombres de la Fuerza Pública siguen en su gran mayoría clamando libertad.

Cifras del ministerio de la Defensa demuestran lo que digo con respecto a este engaño, pues a la fecha solo hay 622 miembros de Fuerza pública con libertad transitoria y condicionada; 611 del Ejército, 6 de la Armada y 5 de la Policía.

La lista en manos del Ministerio de la Defensa de estos hombres que se quieren someter a la Justicia Especial es de 1.787, de los cuales solo 1.000 tienen concepto favorable para llegar a la JEP y a su vez, solo 622 cuentan con su libertad como lo señalé.

Una vez más advierto que esa inconstitucional jurisdicción es el sistema de “justicia” revanchista que crearon las FARC con la ayuda del gobierno Santos, para tomar venganza sobre nuestras instituciones armadas.

… FIN…

back to top