Menu
RSS

Otro engaño en nombre de la mal llamada “paz”… La JEP  

Otro engaño en nombre de la mal llamada “paz”… La JEP   - 5.0 out of 5 based on 8 votes

Por: Thania Vega de Plazas

A medida que avanza la implementación del acuerdo que fue rechazado en la urnas, los miembros de la Fuerza Pública privados de la libertad, que esperaban su sometimiento a la Jurisdicción Especial para la Paz, que les permitiera volver a sus hogares casi de inmediato, se han percatado de la dura realidad que nunca quisieron aceptar, no obstante nuestras advertencias.

Desde un comienzo cuando escuchamos hablar de la JEP y su normatividad complementaria para afectos de aplicación de justicia, a lo que sus autores denominaban “todos los actores del conflicto armado”, vimos un peligroso desbalance que hoy constituye una asimetría sin precedentes.

Siempre partimos de la base que éste sistema de justicia o ley de amnistía, era revanchista, selectivo y desproporcionado, toda vez que combina elementos de impunidad abierta al terrorismo con penas severas e injustas a los miembros de nuestra Fuerza Pública. Dicha advertencia al parecer no fue tenida en cuenta y es por ello es que hoy estamos viendo un desolador panorama en materia de justicia para unos y otros.

Hasta el momento, mientras aproximadamente 800 terroristas de las FARC han recobrado su libertad por  aplicación de las normas que rigen éstas materias, apenas un número cercano a los 100 militares y policías lo han logrado. Esto supone en la estadística que por cada militar o policía que sale en libertad, entre 8 y 10 terroristas también lo logran.

Para ilustrar la anterior afirmación, únicamente en el marco de la Jurisdicción Especial, en lo que se refiere a las condiciones del sometimiento a la JEP de terroristas y militares para acceder a los beneficios, mientras éstos últimos se comprometen a aportar verdad, reparar a las víctimas y a la no repetición, los terroristas salen de las cárceles en desbandada sin asumir los requisitos y obligaciones que se le imponen a los miembros de la Fuerza Pública.

Así las cosas, la situación  desventajosa de militares y policías detenidos por hechos relacionados con la lucha contra el terrorismo, es atribuible tanto a la arbitrariedad de las autoridades judiciales como al diseño de la propia JEP.

La degradación de este modelo de justicia ha llegado a tal grado de perversión y desconcierto, que estamos ante la escena de la impunidad total y evidente. Criminales de la peor calaña como Hermisul Arellan Barajas, condenado a 40 años de prisión como autor del atentado al Club El Nogal, fue dejado en libertad por acogerse a la JEP. Lo propio ocurrió con el terrorista José Armando Cadena Cabrera, alias Bronco, condenado a 22 años de prisión por el secuestro de tres ciudadanos norteamericanos y el asesinato del suboficial Alcides Cruz.

Un juez de ejecución de penas también le concedió la libertad a Martín Leonel Pérez Castro, alias Richard, terrorista perteneciente al frente 30 de las FARC, condenado a 60 años de cárcel por el secuestro de los diputados del Valle del Cauca en el 2002.

No cabe duda que ésta asimetría fue calculada, de mala fe. Aquí vemos como se desprenden sus efectos parcializados y la forma en cómo se ha desnaturalizado la justicia en nuestro país. 

Finalmente, quiero exhortar al ministro de defensa y a los negociadores del proceso con los narcoterroristas de las FARC para que vayan a visitar los Centros de Reclusión Militar y les pongan la cara a nuestros miembros de la Fuerza Pública, y de paso les expliquen porqué no les han cumplido con lo pactado en materia de justicia.

 

FIN....

Read more...

ALERGIA A LOS NÚMEROS

ALERGIA A LOS NÚMEROS - 5.0 out of 5 based on 4 votes

Por Fernando Londoño Hoyos

El Gobierno de Santos sufrió un ataque alérgico muy curioso. Casi muere con la reacción que le produjeron los números que el Presidente Uribe mostró al mundo desde Atenas. Y como acostumbra el Presidente indigno, no enfrentó el tema sino que lo hizo a través de un personaje que la opinión pública debe conocer algún día. ¿De dónde apareció Néstor Osorio Londoño como experto en café, de dónde se mantuvo decenios como representante en Londres de la Federación y cómo y por dónde saltó  a la Embajada de Colombia en Londres? No lo sabemos muchos. Pero está claro que ha sido uno de los mediocres más protegidos y exaltados en la burocracia internacional de Colombia. 

Bástenos por ahora resaltar que fue por años el compañero de Juan Manuel Santos en la Federación de Cafeteros, sin que ninguno de los dos hubiera visto en su vida un palo de café. 

Pues Osorio resolvió decir, con declaración orquestada desde Colombia, que Uribe era un apátrida por decir allá en Atenas lo que Santos no quiere que se diga en parte alguna. ¿Qué fue aquello tan grave que puso en evidencia este oscuro personaje? Pues la verdad inconcusa que se expresa en números oficiales, porque nada duele más que la verdad que no puede rebatirse.

En el Gobierno de Santos se han multiplicado por cinco los cultivos de coca y la consiguiente producción de cocaína. Por supuesto que con el séquito de horrores que viene de la  mano de esta cosecha maldita. Los números son del Departamento de Estado de los Estados Unidos.

La Inversión Extranjera Directa en Minería y Petróleo ha caído en los últimos tres años a la vertiginosa tasa del 35% anual y el Gobierno hace lo posible por extirparla del todo. Parece que a nadie inquieta lo que pase cuando ese propósito se consiga. En cinco años nuestra ruina será total e irreversible. Números y números que revientan de la ira al personaje que habita la Casa de Nariño. Números oficiales, incontrovertibles.

La caída de la economía es monumental, dantesca. El primer trimestre de este año creció 1.1% y vamos igual o peor en el segundo. Eso es pobreza, desempleo, miseria. Números del DANE. Tragedia de Colombia.

La formación bruta de capital cayó en barrena. En 2.016 fue del -3.6% y los índices peores se dan en construcción (-7.5%) y en maquinaria y equipos (-3.9%) en el mismo año. Un crecimiento débil es la garantía del subdesarrollo. La baja, una hecatombe. Los números son del DANE.

El endeudamiento público pasó del 43% del PIB al 54. Esos once punticos hacen impagable la deuda pública. Y si de contera acabamos la minería y el petróleo, pasaremos a lo que llaman los bancos el “default”, que es como la lepra financiera. Santos quebró el país. Números del Banco de la República.

El 33% de los empresarios que tenían proyectos de inversión los han postergado o abandonado del todo. Numerito de la Encuesta de Opinión Conjunta. Sin Inversión caemos al abismo de la improductividad y la miseria.

Somos la cuarta economía del mundo, pero en el triste índice de la mayor tributación. No somos los cuartos en nada bueno. Solo en esta desventura. Cifras oficiales.

El avalúo catastral ha sido el vehículo privilegiado para acabar la clase media en Colombia. Mientras el avalúo creció el 496%, el Índice de Precios al Consumidor solo aumentó el 86.8%. Es una expropiación universal inadvertida y tramposa. El asalto final vendrá con la aplicación de lo pactado en La Habana. El comunismo no está tocando la puerta. La tumbó y se metió a la casa, sin permiso ni anuncio.

Esos fueron los números que dolieron a Santos y por los que protestó su áulico londinense, aquel Osorio Londoño que hace ahora de Embajador y durante más de treinta años bebió de la ubre de la Federación de Cafeteros.

Jamás podrá ser un apátrida el que dice la verdad que se le niega por sistema al mundo. El boato del Premio Nobel esconde estas miserias y otras muchas. Tal vez por falta de espacio no expuso Uribe los números que revelan la caída dramática de las exportaciones colombianas. Santos nos llevó de regreso al pasado. Hacemos el mercado con las exportaciones de café, petróleo, carbón y oro. Como en los tiempos del Presidente Carlos Lleras, hace cincuenta años. Bienvenidos al pasado.

La omisión trae consigo otra, a la par dramática. La que se refiere al Déficit en Cuenta Corriente. Este será uno de los factores por los que perderemos el grado de inversión. Lo que no ocurrirá por culpa de Uribe, ni de lo que dijo en Atenas. Los números son los números, aunque le aterren a Santos e indignen a su compañero de ayer y sirviente de hoy, el Embajador Osorio Londoño.

 

Read more...

“Consultas que sudan petróleo”

“Consultas que sudan petróleo” - 5.0 out of 5 based on 3 votes

El sector minero-energético, que esperaba este año una caída de 2,5%, frente a la caída del 6,5% del año pasado, vuelve a prender las alarmas. En todos los diarios del país hoy salen titulares con relación a la crisis que se agudizará en el sector debido a las consultas populares. La pregunta que se sometió a votación el domingo en Cumaral, Meta fue la siguiente “¿Está usted de acuerdo ciudadano cumaraleño que dentro de la jurisdicción del MUNICIPIO DE CUMARAL (META), se ejecuten actividades de exploración sísmica, perforación exploratoria y producción de hidrocarburos?”

El resultado: 7.658 votos por el NO y 183 por el SI. Sin embargo, en reciente fallo del Consejo de Estado, se aclaró que ninguna consulta podrá afectar los derechos adquiridos, es decir, las actividades que ya se están desarrollando no se deben frenar, al menos eso es lo que hoy alega la Agencia Nacional de Hidrocarburos y la Asociación Colombiana de Petróleos. Francisco Lloreda, Presidente de la ACP, ha insistido en que “con reservas que solo alcanzan para cinco años y un régimen fiscal no competitivo, la incertidumbre causada por las consultas populares pone en riesgo las campañas exploratorias que necesita el país, comprometiendo la autosuficiencia energética”.

El sector está pendiente del proyecto de ley de concurrencia, que buscaría desenrredar el asunto y establecer los límites precisos en las competencias de los entes territoriales con relación al uso del suelo y de la nación frente a la explotación del sub-suelo. El proyecto deberá ser acordado con los gremios del sector y se radicaría en la próxima legislatura. Un poco tarde. La meta de mantener una producción por encima del millón de barriles diarios de petróleo, por ejemplo, es cosa del pasado. Según la Agencia Nacional de Hidrocarburas, a diciembre de 2015 la producción de petróleo era de 999 mil barriles diarios y a diciembre de 2016 había caído a 837 mil barriles diarios. En el mes de abril del año en curso la producción fue de 857 mil barriles diarios.

Se pretende prohibir la explotación legal y responsable en el sector minero-enrgético, pero se le permite a los informales hacer y deshacer a lo largo y ancho del territorio nacional. Mientras tanto, el Banco Mundial también bajó su proyección de crecmiento para Colombia de 2,5% a 2,0%. La aproximación más aterrizada es la de Jose Antonio Ocampo, quien sugiere que le crecimiento será de 1,5%. Prosperidad para todos. 

Read more...
Subscribe to this RSS feed