Menu
RSS

Inteligencia militar y Santos

Inteligencia militar y Santos - 4.5 out of 5 based on 11 votes

Por: Fernando Londoño Hoyos

Menuda encartada se ha metido el Presidente Santos con el escándalo que le armó a la Inteligencia Militar. Como en otras ocasiones, se dejó llevar por la ternilla del dueño de Semana, uno de sus dos íntimos amigos, y por su sobrino, el Director de esa Revista.

Sin preguntar al mando militar, que está bajos sus órdenes según las voces de la Constitución, resolvió condenar sin oír a quienes hacían Inteligencia a los bandidos que amenazan al país. Sacó del mando a dos ilustres generales de la República, los pudo condenar a muerte, y se llevó de calle la reserva con que la Inteligencia trabajaba en Colombia, como trabaja en todos los lugares del mundo, en cualquier época de la historia humana.

Santos no sabe, como no sabe tantas cosas, que lo primero que un Ejército organiza es su sistema de vigilancia sobre el enemigo real o potencial que debe enfrentar. De otro modo no sabría organizarse, ni moverse, ni obrar. En épocas de bárbaras naciones, los ejércitos no escatimaban medios para saber del enemigo y llegaban a las peores atrocidades contra encubridores o sospechosos de espionaje. Hoy se hace Inteligencia de manera mucho más sofisticada y hasta donde es posible con modos que no dañen los derechos de otros. Pero en todo caso……..se hace Inteligencia.

Después de su colosal metida de pata, hubo de admitir Santos que lo que se hacía de manera encubierta en el barrio Galerías de Bogotá, era perfectamente legítimo. Lo ilegítimo y torpe fue lo que él hizo y lo que se permitieron hacer la revista amiga y el Fiscal Montealegre. Será la primera vez en la historia que un Fiscal allane un Ejército y que se le robe todos sus secretos estratégicos, todas las noticias sobre sus comunicaciones, cubrimiento de las enemigas, informantes y colaboradores. Y este es el primer ejército que tolera semejante afrenta. En cualquier otro país de la tierra la habrían pasado mal los asaltantes y su jefe. Pero aquí, como tantas veces se oye decir,  nunca pasa nada.

El daño causado al Ejército es imponderable. No sabemos, como seguramente sí lo sepan Semana y el Fiscal y las FARC, cuál sea el alcance y el valor de la información incautada. La que sea, no queda valiendo un comino. El Ejército tiene que olvidarse de todos los planes, los sistemas operativos, las formas de penetración contra el enemigo, los medios que usa para descubrirlo y contenerlo que andaba en esos computadores. Cuánto cueste eso, en dinero, en tiempo, en riesgos para el país, y en riesgo para todos los infiltradose informantes del Ejército, no lo sabremos nunca. Pero alcanzamos a imaginarlo.

No pudo ser más idiota el cuento de que lo que se hacia en Galerías era interceptar a los plenipotenciarios en La Habana. Interceptar a De la Calle y a Jaramillo y a Pearl, sería tan inútil como tedioso. Pero ese sistema ya funcionó. Por una cosa muy parecida acabaron con el DAS, juzgaron y condenaron por “chuzadas” inexistentespersonas inocentes, persiguieron y arruinaron carreras militares y hombres tan destacados como el General Rito Alejo del Río y el Coronel Hernán Mejía Gutiérrez, convirtieron Agro Ingreso Seguro en una operación monstruosa y otras bellezas por el estilo.

Santos está encartado con Inteligencia Militar. Como está encartado con todo. Porque es un pobrecito metido en camisa de once varas.

Read more...

De asamblea fantasma sale candidato fantasma

De asamblea fantasma sale candidato fantasma - 5.0 out of 5 based on 3 votes

La de la U, es la única Asamblea de un partido en la que no se admiten periodistas. Cómo nos vamos pareciendo a la Cuba de Castro o a la Colombia de las FARC


No la tuvo fácil el Presidente del Partido de la U, Sergio Diazgranados, para economizarle al doctor Santos otra silbatina como la que le regalaron en la convención conservadora. Le fueron menester todas las argucias y todas las miserias disponibles en el arsenal de las más putrefactas prácticas politiqueras. Y las utilizó sin pudor. ¿Al fin y al cabo, para qué están los sedicentes magistrados del Consejo Nacional Electoral?

Convocatorias amañadas, plazos de horas que corrían a partir de las 12 de una noche cualquiera, escenarios virtuales, concejales escogidos a dedo por los senadores, puertas cerradas para prohibir el ingreso de curiosos y de la prensa, todas esas indecencias fueron denunciadas por el  senador Juan Lozano. En el recinto de la Asamblea en Bogotá, a donde no llegaron más de 50 personas, después de descontar escoltas y otros servidores, a Lozano lo ultrajaron,  y le cortaron el Internet. Y a la salida, la campana neumática que se aplicaa los que resulten incómodos para la campaña de la mermelada que dirige el prócer venezolano J J Rendón.

Quedaba por ver lo que pasaba en las distintas ciudades del país que componían esa parodia. Aquí viene una corta mirada a ese panorama fantasmagórico.

En Pasto, sencillamente no hubo Asamblea. Poco faltó para que sus organizadores liquidaran sus desacuerdos a puñetazos. La de Cali quedó furtivamente gravada. Un gran salón, modernos equipos de alta tecnología, telón perfectamente visible para el que tomó las imágenes y tres concurrentes. Como se filmaron de espaldas, se ignora si eran los técnicos contratados para la transmisión o tres concejales de sendos pueblos del Valle que paseando por Cali entraron a ver lo que pasaba.

En Manizales eran 19 los asistentes, que en voz muy alta discutían lo que podían hacer ante tan escandalosa falta de quórum. En Bucaramanga la U tiene tres concejales y dos de ellos confirmaron que nunca tuvieron noticia de la Asamblea. El tercero movió sus masas y los cálculos de asistencia fluctúan entre 5 y 7 parroquianos, sin claridad respecto a que en la cifra cuenten el técnico y la señora de los tintos. En Medellín, capital de un departamento con más de 120 municipios, no se reunieron 35 personas. En Popayán espantaban y en Santa Marta, la tierra de Diazgranados, encerraron los asambleístas, que no pasaron de treinta, en el Hotel Irotama. Barranquilla no supo de Asamblea.

Santos llegó al Centro de Convenciones. La Asamblea se trasladó a un salón vecino, porque daba pena el recinto en el que supuestamente deliberó. Y la gritería, los globos, los abrazos con Roy, con Benedetti y con Padilla, fue un simulacro para 70 personas. Siendo prohibida la participación de incómodos terceros, no pudieron prohibir la filmación de la entrada y de la salida. El único grupo numeroso de llegada que recogieron las cámaras fue el del Batallón Guardia Presidencial.

Diazgranados acertó. El ambiente estaba para pitos y flautas, que  economizó al costo de semejante pantomima. Según sus datos, Santos fue elegido candidato, por un partido que cuenta con más de 2.300 concejales, por algo así como infelices 770 votos. Qué decir tiene que nadie presenció la votación, que se economizaron papeletas y testigos y que no hay acta alguna de las reuniones regionales.

Los abogados sabemos bien aquello de que nadie puede dar mejor derecho del que tiene. Una Asamblea fantasma deja un candidato fantasma.

 A la famosa Mesa de Unidad se le fue el Partido Verde, se le fue el conservatismo y de la U no quedan sino “tiras de piel, cadáveres de cosas”. En suma, que el Fantasma de esta opereta solo conserva algún pote de mermelada y alguna encuesta acomodada. No es mucho equipaje, sea dicha la verdad.

Read more...

Se disparó el dólar

Se disparó el dólar - 4.0 out of 5 based on 4 votes

Por: Fernando Londoño Hoyos

Le pareció cosa estupenda al señor Ministro de Hacienda la disparada del dólar. A nosotros también, solo que nada podíamos hacer contra la revaluación del peso y el Ministro sí. Entonces, nos preguntamos, por qué no actuó cuando debía?

El Ministro Cárdenas dijo que esperaba para este 2.014 un dólar de $1.950, y terminando enero iba en 2.020, con imparable tendencia al alza. Como en economía todo se explica, veamos las razones de esta positiva realidad nueva en la economía colombiana.

El dólar sube porque está escaso, dice el bueno de Perogrullo. Lo que importa saber es por qué hay pocos dólares flotando en el mercado.

Lo primero, por la caída de los capitales golondrina, esos que venían a lomo de computador en segundos para ganar mucho en Colombia, cuando en otras partes ganaban poco. Y esas golondrinas se fueron porque las cosas cambiaron en el mundo rico y es tiempo de aprovecharlas. Además, porque se ha perdido confianza en estos mercados, como consecuencia del negro panorama que tienen los acreedores en Argentina y Venezuela, sin que anden demasiado contentos con el Brasil. Confianza a la baja e interesantes perspectivas en los mercados grandes, sacaron muchos dólares de Colombia.

Al paso habremos de decir que la fuga de esas avecillas volanderas ha golpeado la Bolsa colombiana sin compasión. De fin de enero del año pasado, a este fin de enero al que le acabamos de decir adiós, el Índice General de la Bolsa de Colombia ha caído 20%. Los accionistas colombianos, los fondos de pensiones y los ahorradores que se entusiasmaron con los buenos precios de la Bolsa, han perdido en un año más de doscientos cincuenta billones de pesos. Algo así como el PIB de dos años en Colombia. Claro que los cuatrocientos mil accionistas privados de Ecopetrol no perdieron el 20 sino el 40% de su patrimonio. ¿Inquietas estas golondrinas, no?

Pero no solo se fueron los inversionistas de portafolio, como los entendidos llaman las golondrinas, sino que maldita la gana que tienen las empresas colombianas para tomar créditos en dólares. La diferencia de interés se pierde con la devaluación. Se va lo comido por lo servido y de pronto más. Esos dólares tampoco están entrando.

Está cayendo la inversión extranjera, especialmente la de petróleo y minería, de la que vivía tan ufano el Presidente Santos. A las compañías extranjeras les parece muy aburrido que les secuestren o asesinen sus ingenieros, que les vuelen todos los días los oleoductos, que las FARC les prohíba los estudios de sísmica y que les organicen Consultas Populares por las que tres mil habitantes de un Municipio detienen la marcha de una inversión que hacen, según dice la Constitución, en un bien de la Nación, que es el subsuelo. Nos cuentan que están vacantes el 60% de los taladros disponibles en Colombia para perforar pozos, cuando hace dos años era poco menos que imposible conseguir alguno.

Los exportadores saldrán de la ruina, los cafeteros en primer lugar, los industriales se sentirán estimulados para equiparse, crear fábricas, vender más en el mercado y cualquier productor colombiano sabrá que no lo destrozarán con tanta facilidad los productos importados a precios ridículos.

Hay que tener fe y paciencia. No se compone en una hora lo que el Gobierno de Santos ha desbaratado en tres años y medio.

Read more...
Subscribe to this RSS feed