Menu
RSS

Armas, a discreción

Armas, a discreción - 4.6 out of 5 based on 9 votes

Por Fernando Londoño Hoyos

Mi amigo y yo terminamos a las carcajadas. El había venido de muy lejos y me confesó que con ganas de hacer negocios en Colombia. Cuando le contaron de los impuestos que pagaría  y le hablaron de las consultas populares, y las extorsiones y otras cosas, dobló la hoja y se dedicó a averiguar por la paz.

Pues ando en estos temas de las armas y debo confesar que no me cuadran las cosas. Se dijo que lo grueso de ellas  estaba en centenares de escondites o caletas, y ahora veo que no hay tales caletas o que habiéndolas no entran en las cuentas. Se van a recibir todas las armas sin haber encontrado la primera caleta. Me suena raro.  

Pues las armas serán las que llevan los guerrilleros encima, me espetó mohíno. Y las guerrilleras, le aclaré. Aquí todo hay que hablarlo en masculino y femenino para que nadie se ofenda.

Me llamó la atención de las guerrilleras, agregó, recordar que tenían prohibidos los embarazos bajo pena de aborto forzado y llegaron a las zonas todas embarazadas. ¿Cómo es eso? Pues porque no son tales guerrilleras, hombre. Y porque en las “zonas” les van a poner médico especialista, guardería cinco estrellas, notario a bordo y les pagarán como guerrilleras, es decir, dos millones de pesos de entrada, diez a la salida y en el intermedio 90% del salario mínimo, con agua, luz, teléfono, internet, alojamiento y medicinas gratis. Nadie ha dicho por cuánto tiempo las mantendremos así, pero ya ves, amigo del alma, cómo les dio por parir a todas ó cómo los de las FARC se trajeron las amigas, las primas, las vecinas a semejante paraíso. No nos han dicho si las lactantes entregarán también sus fusiles. No seas irónico, por favor. Hablemos en serio.

Dejemos tranquilas las parturientas y vayamos a las armas. Explícame de cuáles hablan. Porque si los desmovilizados han cumplido cincuenta y más años de monte, imagino que habrá armas de todas las edades y condiciones. ¿Quién verifica que sean las de verdad? Pues nadie, por supuesto. O los monitores de la ONU, que me has dicho, sin que yo te lo preguntara, que son unos sinvergüenzas izquierdistas al servicio del comunismo internacional. Y que forman una comisión tripartita, con los delegados del Gobierno y las propias FARC. ¿En serio? 

Y no solo eso. Están prohibidas las fotos, los videos, registros y anotaciones de serie o de otros datos indiscretos. Las armas se meten en secreto a los containers de la ONU y saldrán de ahí solo para resucitar en monumentos. ¡Qué te parece!

Pero antes de seguir con las armas, pensemos en quiénes las entregan. Claro, me dijo, entre atónito y divertido.  Ya sé que son siete mil. Y no logro que me expliquen cómo se identifican los tales. ¿Qué autoridad o experto me asegura que esos siete mil fueron guerrilleros algún día? Pues nadie, mi querido. Ni la Fiscalía, ni el Ejército, ni los jueces. Aquí nos atenemos al principio de la buena fe. El que las FARC pasan en su lista, certificando la calidad de “reinsertado”, queda de reinsertado. Y se acabó. La buena fe de los peores criminales de América. ¿Es como mucho, no?

De modo que armas sin identificar entregadas por personas sin identificar hacen la total desmovilización guerrillera más importante de la Historia. ¡Uy! Que no me suena, que no me suena.

Pues habrás visto, amigo del alma, que las zonas famosas, que se convertirán en pueblitos de paz, ¡qué ironía! son 26 y que las armas se entregaron en dos de ellas. Sean el cuarenta por ciento, como dicen los mamertos de la ONU o el sesenta, como reclama el Presidente, las cuentas no cuadran. Menos del  diez por ciento de las zonas, con menos del diez por ciento de los guerrilleros y las guerrilleras que portan el sesenta por ciento de las armas, me dicen que aquí hay gato enmochilado.

De modo que sumemos y restemos. A las zonas entran siete mil individuos de ambos sexos, que nadie identifica ni certifica, salvo sus jefes, y entregan siete mil armas que nadie puede ver, oler o tocar. Y esas son todas las armas. Se perdieron las caletas con las armas pesadas. Y agreguemos que si las entregadas fueran de verdad, menuda propaganda se les haría. Pero aparecieron, eso sí, decenas de embarazadas que no existían en las cuentas ni los reglamentos. Y no se sabe si llegaron armadas o desarmadas. Mi amigo me miró y soltó sonora carcajada.

 Entiendo, al menos, qué quiere decir eso de la mamadera de gallo de la que ustedes hablan sin parar. Así me dijo mientras  me estrechaba en cálido abrazo de despedida. Ni armas, ni negocios. Perdí el viajecito, le oí decir.

 

Read more...

Las cosas van mal, muy mal

Las cosas van mal, muy mal - 5.0 out of 5 based on 4 votes

Por Santiago Castro Agudelo

Ayer tratamos de exponer una síntesis del Marco Fiscal de Mediano Plazo y cuestionamos algunos datos que soportan el documento como un crecimiento de 2 % en 2016, cuando en realidad fue de 1,8%, o el dividendo de la paz que el mismo gobierno afirma será inferior a lo esperado. Cárdenas ha insistido una y otra vez que las cosas van a mejorar y que seguramente pronto tendremos datos positivos. Pues bien, FENALCO publica la caída de las ventas del comercio en el mes de abril, que fue de 1,6%, con gravísimas caídas de 9,6% en calzado y cuero, de 8,1% en artículos de ferretería y pinturas, de 7,3% en aseo personal, entre otros. Mejoraron las ventas de bebidas alcohólicas y tabaco en 4,5%. Las cosas van mal, muy mal.

De igual modo, Fedesarrollo publicó los resultados de la encuesta de opinión del consumidor en el mes de mayo e indica que “el Índice de Confianza del Consumidor (ICC) se mantuvo en niveles negativos y se deterioró, luego de tres meses consecutivos de recuperación. La caída en la confianza respecto a abril obedeció a una disminución tanto en el componente de expectativas como en el de condiciones económicas actuales”. En el primer caso, el índice de expectativas del consumidor pasó de -10,9% en abril a -12,4% en mayo, mientras que el índice de condiciones económicas cayó de -15,7% a -23,7%. Las cosas van mal, muy mal.

De acuerdo con el DANE, la producción manufacturera cayó 6,8% en abril y en lo corrido del año la caída va en 1,5%. En el mismo periodo de 2016 la variación había sido de de 5,8%. En abril de 2017, el personal ocupado en la industria cayó 1,1%, mientras que en abril de 2016 la variación había sido positiva de 1%. De acuerdo con el DANE, solo siete de 39 actividades industriales registraron variaciones positivas. Las cosas van mal, muy mal.

Santos y Cárdenas siguen insistiendo en que este año las cosas van a mejorar y la economía crecerá 2,3%. No sabemos a qué país le hablan, como recordara en su momento Guillermo Botero, Presidente de FENALCO. Prosperidad para todos.

Read more...

Colombia no repuntó

Colombia no repuntó - 2.3 out of 5 based on 3 votes

Por Santiago Castro Agudelo

El gobierno nacional presentó ayer el Marco Fiscal de Mediano Plazo, en el que hace algunos ajustes que deben prender las alarmas en varios sectores. En la presentación del Viceministro Técnico de Hacienda, Andrés Escobar, se trató de generar confianza, alegando que el gobierno reconoce la pérdida estructural de ingresos que se desprende de la caída de los precios internacionales del petróleo, pero alega que se han tomado las medidas necesarias para que la economía se mantenga a flote.

 El gobierno afirma en el documento presentado ayer que “el PIB registró un crecimiento de 2%, en línea con lo que proyectaban el gobierno y los analistas encuestados por Latin Focus Consensus Forecast en diciembre de 2016”. Habrá que recordarle al ministro y a su equipo que según el DANE el crecimiento económico fue de 1,8% y en el marco fiscal del año pasado el gobierno esperaba un crecimiento del 2,5%. Ahora proyectan un crecimiento económico de 2,3% para 2017 y de 3% en 2018. El Banco de la República asume que será del 1,8% y el nuevo codirector del emisor, Jose Antonio Ocampo, es menos optimista e insiste en un crecimiento de 1,5%.

Los principales supuestos que expone el gobierno para 2017 incluyen también una inflación de 4,1%, el dólar en $2.977, el precio del barril de petróleo en 51 dólares y una producción de 840 mil barriles de petróleo diarios. De igual modo, un incremento del 13,9 % en las exportaciones y de 5,9% en las importaciones, que cerraron en terreno negativo de 13,4% y 17% respectivamente en 2016. El déficit fiscal estaría en 3,1% y el balance en cuenta corriente en -3,6%.

Las vigencias futuras autorizadas hasta el 30 de abril del año en curso, y que cubren el periodo 2018-2040 asciende a 86,9 billones de pesos. De ese monto, el 15,2% se ejecutarán en 2018 por el actual gobierno. El 2,1% de las vigencias futuras corresponden a funcionamiento, algo absurdo, y el 98% a inversión. Los avales fiscales incluyen en primer lugar la construcción de la primera línea del metro de Bogotá. Amanecerá y veremos.

El gobierno incluyó el dividendo de la paz en el marco fiscal y afirma que “existe, es positivo y significativo, aunque muy inferior al estimado en otros trabajos”. Según Hacienda el crecimiento del PIB real en un escenario sin conflicto sería de 4,8% en 2022 y de 4,5% en un escenario sin paz.

Todo parece indicar que Colombia no repuntó. Prosperidad para todos. 

Read more...
Subscribe to this RSS feed